Tanto la entrada anterior (reinvéntate) como ésta (recíclate) como la siguiente (reactívate) se definen como procesos de cambio pero diferenciándose en los enfoques:

  • Reinvéntate (Formación)
  • Recíclate (Práctica)
  • Reactívate (Actitud)
Reciclarse es redefinir la carrera profesional teniendo en cuenta los perfiles profesionales a los que se puede aspirar, según las competencias profesionales. El inicio del reciclaje profesional implica responder a 3 preguntas:
  1. ¿Qué puedo hacer?
  2. ¿Qué quiero hacer?
  3. ¿Qué necesito hacer?

Reciclarse es muy importante hoy en día, y más en un mercado laboral tan cambiante. Los que tienen un trabajo “estable” saben perfectamente que el concepto de estable ha desaparecido. Los que han perdido su empleo nunca han tenido uno, a pesar de su notable formación, ven como las ofertas de trabajo no abundan y para cada una hay cientos de aspirantes. En un entorno como éste es importantísimo estar perfectamente capacitad@ para poder luchar cuando aparece esa oportunidad.

Mi reciclaje forma parte de mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) para huir de mi Zona de Confort (en adelante, Z.C)

 

La frase cría fama y échate ¡Ya no sirve! El mundo evoluciona y nosotros debemos evolucionar con él. el trabajo ya no es para siempre y los trabajos no deberían ser lo mismo.
No es lo mismo tener 20 años de 
experiencia que llevar 20 años
haciendo lo mismo…

 

¡Es verdad! Esta situación se da con muchísima frecuencia y puede ser un drama a dos niveles:
  • A nivel personal: Hacer lo mismo aña tras año es monótono, aburrido y desmotivante.
  • A nivel profesional: El estancamiento hace que perdamos atractivo en un mercado altamente cambiante y puede provocar que profesionales muy competentes con muchísimos años de experiencia, terminen siendo solo “válidos” para realizar una tarea específica en una empresa concreta.
Yo he trabajado más de 15 años como repartidor en la misma empresa, haciendo siempre el mismo trabajo. Ahora, ,me hago la siguiente pregunta: ¿y qué puedo hacer yo si mi trabajo es siempre igual?… Bueno, pues si mi trabajo no cambia ¡cambio yo! A través del reciclaje / actualización profesional podré aportar valor a mi trabajo. Seguro que hay mil maneras diferentes y más efectivas de hacer lo que ya estoy haciendo, reciclarme me ayudará a estar preparado para trabajar en otras posiciones dentro y fuera de la organización si las circunstancias o mis motivaciones personales así lo requieren y, lo más importante, a través del reciclaje exploraré nuevas vías y me mantendré “fresco y al día” laboralmente hablando. Además me motivará y renovará mi ilusión por aprender y trabajar.

 

Ahora bien, para lograr mi objetivo de reciclarme, las principales capacidades que necesito tienen que ver con la actitud como; son la fuerza, la perseverancia, la flexibilidad y las ganas.
Si cuento con dichas capacidades, los 5 pasos que tengo que dar para completar el reciclaje profesional son:
  1. Definir el perfil.
  2. Conocer el mercado.
  3. Reenfocar la experiencia.
  4. Formarme.
  5. Realizar networking.
Nuestra misión como profesionales es la búsqueda de la efectividad en nuestro trabajo, pero también se debe contemplar como una misión. Por tanto, hagamos que nuestro proyecto de renovación profesional sea una realidad. El reciclarnos / actualizarnos o no, solo depende de nosotros.

 

¡RECÍCLATE!