Las entradas anteriores (reinvéntate y recíclate) se centran en los enfoques teórico y práctico, respectivamente, de la Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E), en cambio , esta entrada (reactívate) se centra en el enfoque metodológico, basándose en aspectos relacionados con la actitud y la reinserción laboral.
Reactivarse es volver a empezar o retomar la B.A.E pero de forma proactiva (en alguna de las próximas entradas o posts se tratará el concepto proactivo y su contraposición con el concepto reactivo) tomando como base principal la ACTITUD pero sin perder de vista la Reinserción Laboral, ya que ambos puntos de vista son indispensables en este proceso.

 

 

Mi reinvención y reciclaje no sirven de nada si no hay un cambio de actitud e implicación hacia la reactivación de mi B.A.E. Este blog es un ejemplo de mi reactivación.
En períodos de desempleo, cuando hay
verdaderas dificultades para reinsertarse en el
mercado laboral, hacer un blog es una
magnífica forma de activarse, conocerse,
mostrarse y de ¨reinventarse” o reciclarse en
otro sector. ¿Por qué no?

 

Reactivarse es el tercer paso, y el prinicipal (puede llevar implícitos los dos pasos anteriores: reinventarse y reciclarse), ya que supone la ejecución en sí de mi B.A.E, planteada desde una actitud positiva con el objetivo de reinsertarme laboralmente.

Durante mi etapa de trabajador en activo, nunca me había planteado una reactivación ya que el trabajo que desempeñaba era mi Zona de Confort (en adelante, Z.C), pero cuando me quedé desempleado me empecé a plantear las siguientes cuestiones:

  1. ¿Y ahora qué hago?
  2. ¿Cómo voy a salir adelante?
  3. ¿Qué me deparará el futuro?

Estas cuestiones son más fruto del miedo e incertidumbre propias de esta situación, por ello a la hora de reactivarme tengo que vencer el miedo y la incertidumbre mostrando una actitud positiva. A continuación voy a desarrollar brevemente las cuestiones planteadas (las dos primeras, la tercera se desarrollará en la próxima entrada o post):

1. ¿Y ahora qué hago?
   

Antes de pasar a la acción cada uno de nosotr@s debería hacerse una autoanálisis de su situación basándose en estas cuestiones:

    a. ¿Quien soy?
    b. ¿En qué situación me encuentro?
    c. ¿Cuales son mis características y circunstancias?
        – Aspectos personales
        – Aspectos profesionales

 

        – Entorno

A continuación tenemos que definir nuestra B.A.E ya que hay dos tipos que se pueden simultanear entre sí:

    a. Un tipo atiende a las necesidades (trabajar en cualquier coso por necesidad)

 

    b. El otro tipo se basa en “trabajar en lo que realmente me gusta”

Una cosa que hay que tener en cuenta a la hora de ejecutar nuestra B.A.E es como expresamos nuestras emociones. en este sentido hay 3 tipos:

    a. Tsunami (No controla)
    b. Agua estancada (Se lo guarda todo)

 

    c. Prensa hidráulica (Canaliza y sólo pasa las adecuadas). Es el tipo ideal.

2. ¿Cómo voy a salir adelante?

Esta es una de las grandes preguntas que nos hacemos tod@s los que estamos en situación de desempleo, afortunadamente se puede salir de eta situación, siempre y cuando pongamos de nuestra parte y nos tomemos en serio nuestra B.A.E. A continuación voy a citar 6 consejos para reinsertarnos en el mercado laboral:

  1. La reactivación de la red de contactos es crucial, porque aquí éstos están al tanto de la situación y, en consecuencia, pueden ayudar.
  2. El Currículum Vitae debe ser actualizado según el trabajo al que se postula.
  3. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin) son igualmente importantes.
  4. Otro de los recursos a considerar son los portales de empleo y los sitios de empresa head hunters o de selección de personal, en los cuales periódicamente se publican oportunidades de trabajo.
  5. También es útil que la persona construya su propia base de datos, con información de aquellas empresas y respectivos contactos a los cuales podría llegar sus antecedentes profesionales.
  6. La B.A.E debe ser vista por nosotr@s como un verdadero trabajo, por lo que resulta clave seguir una rutina diaria, establecer tareas o acciones a realizar y cumplir con horarios bien definidos para lograr reinsertarnos en el mercado laboral lo antes posible.

Nuestra situación de desempleo es como un pozo, pero se puede salir de él si seguimos los siguientes pasos:

  1. Recuperar la confianza en sí mismo y la empatía.
  2. Activarse.
  3. No desmoralizarse con los intentos fallidos.
  4. Buscar el acceso al mayor número de oportunidades de empleo.
  5. Hacer la entrevista creyéndose el mejor candidato para esta ocupación.

Para emprender nuestra B.A.E tenemos que tener en cuenta las siguientes herramientas que son muy necesarias:

  1. Conocer el mercado laboral y fijarse un objetivo laboral, diferenciando entre objetivo de inserción (objetivo a corto plazo) y objetivo laboral (objetivo a medio y largo plazo)
  2. Elaborar un Currículum Vitae por competencias y una Carta de Presentación.
  3. Conocer los procesos de selección (dinámicas grupales, entrevistas, tests psicotécnicos…)
  4. Definir nuestro perfil profesional a través de las competencias.
  5. Trabajar los canales de B.A.E (Portales laborales, autocandidaturas, ETTs, Oficinas de trabajo).

Como continuación del post o entrada reactívate (1…) voy a desarrollar brevemente la tercera cuestión planteada (las dos primeras se basan el autoanálisis y la reinserción laboral, mientras que la tercera se basa en la actitud).

 

Un pequeño inciso que me gustaría hacer: El gráfico del iceberg neurológico, la fórmula del éxito y buena parte de esta entrada están tomados de la fuente bibliográfica “Taller de Coaching para la Empleabilidad”; impartido en Cruz Roja Sevilla por D. Antonio Rodríguez Lepe los días 4, 11 y 18 de Mayo de 2016.

3. ¿Qué me depara el futuro?

Voy a plantear la siguiente pregunta: nuestra Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) ¿es por necesidad o por pasión?

 

Como vemos la actitud es el elemento diferenciador en los procesos de selección, es decir, como primera criba de selección se utilizan los conocimientos y las habilidades pero lo que realmente selecciona es la actitud. En estos procesos vamos a citar las 3 S , que son la base de toda Competencia Profesional:
  • SER (Como interactuamos)
  • SABER HACER (Competencias Profesionales, Habilidades Sociales)
  • SABER (Conocimientos)

 

Para afrontar el futuro con optimismo hay que definir unos objetivos y un plan de acción para ejecutarlos, basado en la IPC:
  • INSISTENCIA
  • PERSEVERANCIA
  • CONSTANCIA
Todo objetivo que se precie debe tener las siguientes características (basándose en la técnica SMART):
  • SPECIFIC (eSpecífico)
  • Medible
  • Alcanzable
  • Realista
  • Definido en el Tiempo (Temporizable)
¿Tienes objetivos, metas?
¿Los tienes definidos, explicitados…?
¿A qué esperas?
¿tienes marcado para cuando?
Nuestro futuro está en la sabiduría que pongamos en el establecimiento de nuestros objetivos, en nuestra actitud y en la solvencia de nuestro plan de acción.
Una vez visto este planteamiento, cabe hacerse un autoanálisis de nuestra propia actitud planteando las siguientes cuestiones:
a. ¿Qué he hecho hasta ahora?
  • ¿Estás cogiendo las riendas de tu situación y de tu futuro?
  • ¿Estás haciendo todo lo que puedes hacer?
  • ¿Estás siendo VÍCTIMA o RESPONSABLE?

b. ¿Qué puedo hacer para conseguir llegar a mi meta?

“Siempre estoy haciendo cosas que
no puedo hacer. Así es como
consigo hacerlas.”
Pablo Picasso
c. ¿Qué tengo que me ayude a estar donde quiero estar?
d. ¿Qué tengo y me limita en la consecución de mi objetivo?
e. ¿Qué no tengo?
f. ¿Cual va a ser nuestra actitud?
Todo depende del cómo,
y el cómo depende de tí
De nuestra actitud en la B.A.E depende que nuestra reactivación pueda tener éxito o no. En resumen, lo que diferencia es la ACTITUD, como factor clave del éxito.
¡REACTÍVATE POSITIVAMENTE!