Los que renuncian son muchos más que los que fracasan
(Henry Ford)
Páginas de empresas, webs de ETTs, emails, inscripciones en webs… y suma y sigue ya que se impone cada vez más la vía telemática para todo, nuestra autocandidatura no se queda exenta de esa dinámica. Ahora bien:
¿Qué es la autocandidatura?
El Dossier de la Autocandidatura, de Andalucía Orienta la define como la acción que se produce cuando una persona con deseos de trabajar, toma la iniciativa de dirigirse a una empresa sin que previamente ésta, haya solicitado candidatos para cubrir un puesto determinado. Suele denominarse también CANDIDATURA ESPONTÁNEA o BÚSQUEDA ACTIVA DE EMPLEO; sería algo así como enviar (digo enviar porque me centro en la vía online, al ser las TICs como eje temático de esta entrada) nuestro Currículum Vitae (en adelante, CV) de forma espontánea a las webs o emails de empresas, ETTs, consultorías… de forma espontánea para futuras o presentes vacantes.
La autocandidatura, según en qué casos, suele ser válida para todas las empresas, excepto para el sector público. En todo caso, es necesario adjuntar a nuestro CV una carta de autocandidatura (carta de presentación).
Antes, y todavía mucha gente lo sigue haciendo, buscábamos en la web de una empresa u organización el apartado trabaja con nosotros y rellenábamos el consiguiente formulario; pero los tiempos han cambiado, y ahora hay que multiplicar los esfuerzos para conseguir impactar en las empresas más punteras. Solamente hay que invertir más tiempo, podemos realizar una autocandidatura eficaz siguiendo estos 6 sencillos pasos:
  1. Informarte en internet sobre la empresa.
  2. Recabada la información,realiza un CV y una Carta de Presentación adaptados a la empresa.
  3. Cuida el estado y privacidad de tus redes sociales (las empresas tiran cada vez más de ellas a la hora de reclutar candidatos).
  4. Investiga posibles contactos en la empresa.
  5. Si no hay contactos, buscarlos (a ser posible, personal del Departamento de RRHH de la empresa), y contactar con ellos.
  6. Sigue a la empresa en redes sociales y permanece atento a las ofertas que publiquen.
En conclusión nuestra candidatura tiene que ser un proceso proactivo, y no reactivo.
Todo campeón fue una vez un aspirante que se negó a rendirse
A %d blogueros les gusta esto: