Seleccionar página
¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Generalidades

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Generalidades

Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión

(Oscar Wilde)

Marcas, etiquetas, categorías, identidad, reputación… Hoy día estamos en una sociedad en la que dejar una buena imagen, impresión y presentación es fundamental para alcanzar nuestros  objetivos.

Vista la introducción me hago la siguiente pregunta:

¿Cómo y de qué manera podemos dejar
una impresión positiva en los que nos rodean?

No se puede evitar dejar una impresión en los que nos rodean, siempre transmitimos, informamos, comunicamos nuestras intenciones, y actos y ellos tienden a juzgarnos, por tanto los demás nos ayudarán o dificultarán alcanzar nuestros objetivos.

Lo que hacemos, como lo hacemos, porqué y para qué lo hacemos… dejan constancia de como somos, de nuestros gustos, aficiones… por ello tenemos que cuidar y gestionar esa impresión para que no nos juegue una “mala pasada”.

“No solo hay que ser bueno, sino aparentarlo”.
“Dime con quien andas, y te diré quien eres”.

Estas reflexiones y afirmaciones dan la idea de que ante la sociedad que nos rodea somos un producto en venta, dentro de un mercado continuamente cíclico y cambiante.

El hecho de quedarme desempleado es una sensación muy fuerte que puede dejar una impresión negativa en los que me rodean, ahora mi propósito es, mediante mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante B.A.E.), dejarles una buena impresión.
Ahora bien, esa impresión tengo que cuidarla y gestionarla correctamente, para convertirla en una buena impresión que me facilite alcanzar mis objetivos. En el caso de mi B.A.E., todo lo referente a ella (formación, red de contactos, asistencia a talleres y eventos, asesoramiento, uso de las TICs…) deja constancia de mi empleabilidad, y compromiso para encontrar un empleo, por ello tengo que cuidar tanto mi lado personal como mi lado profesional.
¡OJO! Eso no quiere decir que no pueda disfrutar de mi vida privada y personal, simplemente es que la disfrute con responsabilidad y sentido común.
En conclusión, si quiero alcanzar mis objetivos, es fundamental que cuide y gestione correctamente la impresión que quiero dejar a la sociedad que me rodea.
En las próximas entradas voy a focalizar esta impresión hacia el ámbito digital basándome en los siguientes conceptos:

  • Marca Personal 2.0.
  • Identidad Digital.
  • Reputación Online.

P.D. Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Reputación Online

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Reputación Online

Marca es el perfume que usas, reputación es el olor que dejas

(Alfonso Alcantara)

En la anterior entrada hablé de la identidad digital como elemento que deja impresión en los que nos rodean. A continuación voy a hablar de la Reputación Online.

Cada opinión, cosa que se publica, se va sumando a nuestra imagen. En este sentido, la Reputación Online es el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet. A diferencia de la marca , que puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la fabrican también el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones.
Esto es especialmente importante en Internet, donde resulta muy fácil y barato verter información y opiniones a través de mecanismos como foros, blogs o redes sociales.

 

El hecho de quedarme desempleado no solo causó una impresión en mí y los que me rodean, me dio más tiempo para navegar en la red y ahí conocí el término Reputación Online y empezó a despertarme la curiosidad por conocer y gestionar este término.
La gestión de la Reputación Online y la marca personal son términos inseparables, no se puede hablar de uno sin el otro. Según la marca personal va evolucionando y expandiéndose en la red, es inevitable que surjan interacciones con la comunidad de internautas, lo que dará lugar a críticas, halagos, opiniones o valoraciones que repercutirán en la Reputación Online; por ello tengo que cuidarla.
La Reputación Online también tiene sus riesgos ya que la transformación de la reputación real en Reputación Online es un cambio cualitativo por las consecuencias que genera. Los rumores o filtraciones pueden deteriorar o mejorar mi reputación profesional y personal. En el extremo más negativo puedo ver como se filtran partes de mi vida íntima sin que pueda controlarlo.
También  mi Búsqueda Activa de Empleo puede verse afectada por el contenido generado por terceros, ya que según varios informes, los encargad@s de reclutar al personal de las organizaciones recurren con frecuencia a buscar mi nombre en Internet; si tengo una mala reputación, me descartan.
En conclusión, mi Reputación Online es consecuencia de mis actos en la red, por lo que me corresponde cuidarla y gestionarla correctamente para evitar situaciones desagradables, sobre todo en el ámbito profesional.
Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).
Recíclate

Recíclate

Existe al menos un rincón del universo que con toda seguridad puedes mejorar, y eres tú mismo

(Aldous Huxley)

Tanto la entrada anterior (reinvéntate) como ésta (recíclate) como la siguiente (reactívate) se definen como procesos de cambio pero diferenciándose en los enfoques:

  • Reinvéntate (Formación)
  • Recíclate (Práctica)
  • Reactívate (Actitud)
Reciclarse es redefinir la carrera profesional teniendo en cuenta los perfiles profesionales a los que se puede aspirar, según las competencias profesionales. El inicio del reciclaje profesional implica responder a 3 preguntas:
  1. ¿Qué puedo hacer?
  2. ¿Qué quiero hacer?
  3. ¿Qué necesito hacer?

Reciclarse es muy importante hoy en día, y más en un mercado laboral tan cambiante. Los que tienen un trabajo “estable” saben perfectamente que el concepto de estable ha desaparecido. Los que han perdido su empleo nunca han tenido uno, a pesar de su notable formación, ven como las ofertas de trabajo no abundan y para cada una hay cientos de aspirantes. En un entorno como éste es importantísimo estar perfectamente capacitad@ para poder luchar cuando aparece esa oportunidad.Mi reciclaje forma parte de mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) para huir de mi Zona de Confort (en adelante, Z.C)

 

La frase cría fama y échate ¡Ya no sirve! El mundo evoluciona y nosotros debemos evolucionar con él. el trabajo ya no es para siempre y los trabajos no deberían ser lo mismo.
No es lo mismo tener 20 años de 
experiencia que llevar 20 años
haciendo lo mismo…

 

¡Es verdad! Esta situación se da con muchísima frecuencia y puede ser un drama a dos niveles:
  • A nivel personal: Hacer lo mismo aña tras año es monótono, aburrido y desmotivante.
  • A nivel profesional: El estancamiento hace que perdamos atractivo en un mercado altamente cambiante y puede provocar que profesionales muy competentes con muchísimos años de experiencia, terminen siendo solo “válidos” para realizar una tarea específica en una empresa concreta.
Yo he trabajado más de 15 años como repartidor en la misma empresa, haciendo siempre el mismo trabajo. Ahora, ,me hago la siguiente pregunta: ¿y qué puedo hacer yo si mi trabajo es siempre igual?… Bueno, pues si mi trabajo no cambia ¡cambio yo! A través del reciclaje / actualización profesional podré aportar valor a mi trabajo. Seguro que hay mil maneras diferentes y más efectivas de hacer lo que ya estoy haciendo, reciclarme me ayudará a estar preparado para trabajar en otras posiciones dentro y fuera de la organización si las circunstancias o mis motivaciones personales así lo requieren y, lo más importante, a través del reciclaje exploraré nuevas vías y me mantendré “fresco y al día” laboralmente hablando. Además me motivará y renovará mi ilusión por aprender y trabajar.

 

Ahora bien, para lograr mi objetivo de reciclarme, las principales capacidades que necesito tienen que ver con la actitud como; son la fuerza, la perseverancia, la flexibilidad y las ganas.
Si cuento con dichas capacidades, los 5 pasos que tengo que dar para completar el reciclaje profesional son:
  1. Definir el perfil.
  2. Conocer el mercado.
  3. Reenfocar la experiencia.
  4. Formarme.
  5. Realizar networking.
Nuestra misión como profesionales es la búsqueda de la efectividad en nuestro trabajo, pero también se debe contemplar como una misión. Por tanto, hagamos que nuestro proyecto de renovación profesional sea una realidad. El reciclarnos / actualizarnos o no, solo depende de nosotros.

 

¡RECÍCLATE!

Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Identidad Digital

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Identidad Digital

La construcción de identidad implica el triple desafío (y riesgo)
de confiar en uno mismo, en otros y también en la sociedad
(Zigmunt Bauman)
En las entradas anteriores hablé de la marca personal 2.0 como elemento que deja impresión en los que nos rodean. A continuación voy a hablar de la Identidad Digital.
Cada un@ de nosotr@s tenemos una identidad física única e irrepetible, con la Identidad Digital nos pasa lo mismo, todos la tenemos. En este sentido, la Identidad Digital es lo que somos para otros en la Red, o , mejor dicho, lo que la Red dice que somos a los demás. No está definida a priori y se va conformando con nuestra participación, directa o inferida, en las diferentes comunidades y servicios en Internet. Las omisiones, al igual que las acciones, constituyen también parte de nuestra identidad por lo que dejamos de hacer. Los datos, por supuesto nos identifican. También las imágenes, su contexto y el lugar donde estén accesibles proporcionan nuestro perfil online”.
Al igual que la Marca Personal 2.0, la Identidad Digital hay que gestionarla correctamente para evitar situaciones desagradables, sobre todo desde el punto de vista profesional.
Desde que era empleado en activo hasta los primeros meses de haberme quedado desempleado, no conocía este concepto, ni mucho menos como gestinarlo, hasta que un día navegando por la red apareció este término y me empezó a despertar interés por conocerla y ponerlo en práctica.
Según lo visto anteriormente, la Identidad Digital conforma un rastro (si tecleo mi nombre en Google sale algo sobre mí, publicaciones…).
Este rastro está formado por una serie de impactos de distinta procedencia, que son los siguientes:
  • Perfiles personales.
  • Comentarios.
  • Contenidos digitales.
  • Contactos.
  • Direcciones de email.
  • Mensajería instantánea.
Como aspecto negativo he de decir que usar una identidad todo el tiempo puede llevar a la corrosión de la privacidad; especialmente en los siguientes casos:
  1. Cuando los usuarios no escogerían habitualmente una identidad fuertemente autentificada pero son forzados a ello por propiedades del sistema o por presión del mercado.
  2. Cuando acciones no relacionadas son enlazadas con el propósito de predecir o de controlar el comportamiento de un usuario.
Este hecho da lugar a que haya quienes no quieran estar en redes sociales, ya que temen por su privacidad, cuando el peligro está en la utilización que se haga de el medio, y de ello tod@s somos responsables.
En conclusión, todo lo que publicas va dejando una huella de lo que tú eres con lo que hay que tener cuidado al publicar algo en la Red porque una vez publicado deja de ser nuestro.
Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).
¿Tiempo muerto? ¡Prohibido!

¿Tiempo muerto? ¡Prohibido!

No perdamos nada de nuestro tiempo;
quizás los hubo más bellos, 
pero este es el nuestro
(Jean Paul Sartre)
Tanto en la vida como en nuestra Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) hay una serie de acontecimientos, actividades, eventos… que se suceden en diferentes períodos de tiempo. Ahora bien, estos acontecimientos no son siempre productivos o de provecho todo el tiempo sino que también hay momentos de aparente “inactividad”; son los llamados tiempos muertos, de los que voy a hablar a continuación.

El tiempo muerto de por sí es una práctica, que se utiliza en deportes colectivos como el baloncesto, balonmano, voleibol y waterpolo, consistente en hacer una pausa estratégica para reordenar el partido. Sin embargo,aquí en el ámbito de las TICs hace referencia a un período de tiempo en el que la actividad no es productiva, bien por escasez o  por no ser adecuada en el tiempo, por lo que podría ser también un tiempo desaprovechado. En nuestra B.A.E se refiere al tiempo en el que se suceden una serie de actividades 2.0 u online que no son propias de dicha búsqueda (Ej. Entrar en Facebook para chatear en el horario marcado para nuestra B.A.E; seguir en Twitter cuentas que nada tienen que ver ni con nuestro perfil profesional ni con nuestros criterios de búsqueda en dicho horario…); por tanto a la hora de llevar a cabo nuestra B.A.E, dichos tiempos quedan terminantemente prohibidos ya que son tremendamente perjudiciales. ¿Quien no conoce el dicho de “el tiempo es oro”?

¡OJO! Eso no quiere decir que ni el tiempo de actividad en las redes sociales ni el tiempo de actividad online o 2.0 sea un tiempo muerto desaprovechado; es más, son tiempos que si se saben aprovechar, son valiosos para nuestra B.A.E (más si tenemos en cuenta de que  tanto nuestra B.A.E, la actividad empresarial y laboral, y el mercado laboral en general, están cada vez más informatizados, digitalizados, y con mayor presencia 2.0 y en las redes sociales y profesionales); el problema es cuando se hace de ellas un uso inadecuado, haciendo un gasto de tiempo innecesario para nuestra B.A.E.
Si echamos un vistazo a las 2 entradas anteriores (de vuelta al 2.0 y al 1.0 y al 0.03, 2, 1 Acción 2.0 a 0.0), a modo de conexión diré que el tiempo muerto es archienenmigo de la puesta en acción, por lo que dicho tiempo no puede tener cabida jamás en nuestra B.A.E.
En conclusión: Se prohíbe la entrada de tiempos muertos a nuestra B.A.E.
3, 2, 1, Acción (2.0 a 0.0)

3, 2, 1, Acción (2.0 a 0.0)

“El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, 
es como el que ara y ara y no siembra” 
(Platón)
Después de una toma de contacto postvacacional (retomado de la agenda, reactivación de las redes sociales…) nos llega el momento de pasar a la acción.
Si no pasas a la acción,
otro lo hará por tí
Ha llegado el momento de ejecutar la planificación y organización de nuestra Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) después de una primera toma de contacto en la que se ha planificado y organizado nuestra B.A.E (y el 2.0 no es una excepción).
Normalización de horarios, eventos, vuelta de vacaciones, apertura del año académico… Septiembre es un mes de “reapertura” de la actividad laboral y es el momento de aprovechar y pasar a la acción, o sea, es hora de coger nuestros Currículum Vitae, Cartas de Presentación, e incluso Tarjetas de Visita (si procede) y acerquémonos a contactar (de modo online u offline) con las distintas empresas y empleadores para generarnos una oportunidad de empleo, despues de haber hecho un previo y exhaustivo análisis de nosotros mismos de del mercado laboral. También es de especial interés tomar nota de los puntos fuertes y aspectos a mejorar en anteriores búsquedas, con el fin de realizar una B.A.E de modo más eficaz y eficiente.
En resumen: 3. Análisis de resultados y proceso de nuestra B.A.E, 2. Descanso vacacional, 1. Toma de contacto postvacacional y planificación y organización de nuestra B.A.E, ¡ACCIÓN! Ejecución de nuestra B.A.E poniendo en práctica todo lo aprendido.