Seleccionar página
Proactívate

Proactívate

Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar.
Quien piensa en ganar ya lleva un paso adelante
(Anónimo)
En las anteriores entradas hablaba sobre los conceptos reinvéntate, recíclate, reactívate, enfocándose cada uno de ellos de la siguiente manera:
  • Reinvéntate: Formación
  • Recíclate: Práctica
  • Reactívate: Actitud
Proactivarse va un paso más allá, es la actitud que hay que tomar para tomar el control de la conducta de modo activo, lo que implica la toma de iniciativa en el desarrollo de acciones creativas y audaces para generar mejoras, haciendo prevalecer la libertad de elección sobre las circunstancias del contexto.
Mi proactivación forma parte de mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E.), ya que asumo la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan; decido en cada momento lo que quiero hacer y como lo voy a hacer. Un ejemplo de mi proactivación es este blog.
Proactivarse, como ya he dicho anteriormente, va un paso más allá; y aunque sea un término contrapuesto a reactivarse, ambos términos son inherentes entre sí e indispensables en mi B.A.E.

Cuando era trabajador en activo nunca me había planteado una reinvención, ni un reciclaje, ni mucho menos, una proactivación; pero llegó la crisis, y, como consecuencia de ella, me quedé desempleado, por lo que desde entonces me planteo la siguiente cuestión:

¿Tomo yo el control de mi situación, 
o mi situación toma el control de mí?
Esta cuestión es la base de la contraposición entre los términos reactivación y proactivación. También he de decir que la proactivación es un proceso, que lleva implícito una toma de decisiones, que pueden dar lugar a una serie de cambios, que van a mejorar la calidad de mi B.A.E.
En resumen, la proactivación es un proceso continuo en el que yo tomo el control de mi B.A.E.
En la entrada proactivate (1…) definí el término proactivarse como la toma de control de mi conducta de modo activo.
La proactividad está muy valorada en el mercado laboral ya que en el mercado laboral ya que las empresas necesitan personas con la responsabilidad de hacer que las cosas sucedan como queremos. Además una persona que decida construir consistentemente la proactividad como competencia dentro de su organización, verá aumentar los resultados año tras año, y el cansancio físico y mental de los miembros de su equipo se reducirá significativamente.
Reactivo o Proactivo

 

“Ser Proactivo es tomar en tus manos tu destino;
ser reactivo es delegarlo en otro.”
(Eduardo Nieto)

 

La reactividad y la proactividad son dos actitudes ante la vida, ante las situaciones que a diario nos va presentando el simple hecho de vivir. ¿Espero que algo ocurra para tomar una decisión o pienso con anterioridad que algo puede llegar a ocurrir y tomo decisiones? ¿Reacciono a veces explosivamente cuando algo ocurre que no me ha gustado o doy los pasos necesarios para que eso que no me agrada no llegue a ocurrir?
Hay infinidad de momentos en los que nuestra actitud puede ser reactiva o proactiva, por lo que es interesante definir que significa cada cosa. La reactividad hace referencia a una “reacción” que se da una vez que el suceso haya ocurrido, mientras que la proactividad se refiere a las acciones que emprendemos para conseguir los resultados que deseamos obtener.

 

 

En mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E.) se pueden presentar ambas actitudes de la siguiente manera:
  • Si me conformo con mi situación actual y no hago nada para cambiarla, me siento y espero a que los demás hagan que sucedan cosas; si me comporto como un avestruz -escondo la cabeza bajo tierra- o como un bombero -esperando que se declare el fuego para combatirlo; mi forma de comportarme es reactiva.
  • Si cuestiono mi manera habitual de ejecutar mi B.A.E. si no obtengo los resultados deseados, emprendo constantemente nuevas acciones y genero cambios constructivos en mi entorno; me levanto cada mañana dispuesto a hacer que paden cosas, a crear oportunidades y a encontrar nuevas soluciones; mi forma de comportarme es proactiva.
A continuación voy a plantear la siguiente cuestión: ¿Como va a ser el comportamiento proactivo en el entorno laboral?
Bateman y Crant consideran que las personas proactivas se caracterizan por lo siguiente:
  1. Están buscando continuamente nuevas oportunidades.
  2. Se marcan objetivos efectivos orientados al cambio.
  3. Anticipan y previenen problemas.
  4. Hacen cosas diferentes o actúan de forma diferente.
  5. Emprenden la acción y se aventuran a pesar de la incertidumbre.
  6. Perseveran y persisten en sus esfuerzos.
  7. Consiguen resultados tangibles, puesto que están orientadas a resultados.
Estas características del comportamiento proactivo en el trabajo (o en la B.A.E.) pueden hacerse extensivas a otros ámbitos de la vida.
En un contexto laboral tan cambiante como el actual, el comportamiento proactivo juega un papel decisivo en el éxito profesional, por lo que es preciso convertirse en un agente activo de cambio, tener iniciativa y saber hacer frente a la incertidumbre. Este comportamiento también se orienta a resultados, ya que ser proactivo no consiste únicamente en proponer ideas o hacer restructuraciones cognitivas para percibir la realidad de otra manera. Pensar el cambio está muy bien, pero no es suficiente; hay que ser capaz de transformar las ideas en acciones para obtener resultados.
En la próxima entrada voy a seguir hablando de ser proactivo, pero desde la ACTITUD como elemento clave para ejecutar la consecución de nuestros objetivos.
En la entrada proactivate (…2…) definí los términos reactividad y proactividad son como dos actitudes de la vida diaria, contrapuestas entre sí, dando lugar a que en infinidad de momentos nuestra actitud sea reactiva o proactiva. En esta entrada voy a seguir hablando de ser reactivo o proactivo tomando como base la ACTITUD como elemento clave para ejecutar la consecución de nuestros objetivos.
En este sentido mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E.) no es un proceso dejado al azar ni surge de la noche a la mañana. Es un proceso concienzudo y consensuado, que requiere de una planificación, organización y ejecución, y responsabilidad para cumplir las metas y objetivos propuestos. ni decir tiene que mi B.A.E. es un proceso personal que yo mismo tengo que controlar y ejecutar, por lo que la clave de la proactividad de mi B.A.E. es mi ACTITUD; Independientemente del asesoramiento que me brindan l@s profesionales de la orientación y la psicología (aprovecho para mostrarles mi agradecimiento por sus servicios, ya que sin ellos mi B.A.E. y mi blog no hubieran visto la luz).
Desde el punto de vista de la actitud voy a hablar de actitud reactiva y actitud proactiva, por lo que me planteo la siguiente cuestión:
¿Eres una persona reactiva o proactiva?

 

Hay dos tipos de personas; las que dirigen su vida y a las que se la dirigen.

 

Las personas que dirigen su vida son proactivas, van hacia lo que quieren, deciden qué hacer con su tiempo, tienen planes para conseguir lo que quieren y están siguiendo sus planes. Saben que existe el riesgo de que sus planes no salgan bien; pero entonces los cambiará y volverá a probar.

 

Una persona a la que se le dirige la vida trabaja en modo reactivo la mayor parte de su tiempo. Simplemente alguien decide qué es lo que tiene que hacer con su tiempo y se ponen inmediatamente manos a la obra. Una persona reactiva no tiene planes, ellos forman parte de un plan de otra persona.
Todos utilizamos las dos actitudes: reactiva y proactiva, aunque siempre hay una que prevalece sobre la otra; hay personas que son más reactivas que proactivas, hay personas que son más proactivas que reactivas; siempre hay que buscar ser proactivo y crear camino, en lugar de seguir el que ya han hecho otros.

Crear camino nos lleva al éxito; y la clave del éxito es la TECY(A):

  • Trabajo
  • Esfuerzo
  • Constancia
  • Y por qué no? (Actitud)
LA ACTITUD ES LA CLAVE DEL ÉXITO 
¿TE ATREVES A SOÑAR?

 

TODO ES CUESTIÓN DE ACTITUD
P.D. Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).
¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Generalidades

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Generalidades

Nunca hay una segunda oportunidad para causar una primera buena impresión

(Oscar Wilde)

Marcas, etiquetas, categorías, identidad, reputación… Hoy día estamos en una sociedad en la que dejar una buena imagen, impresión y presentación es fundamental para alcanzar nuestros  objetivos.

Vista la introducción me hago la siguiente pregunta:

¿Cómo y de qué manera podemos dejar
una impresión positiva en los que nos rodean?

No se puede evitar dejar una impresión en los que nos rodean, siempre transmitimos, informamos, comunicamos nuestras intenciones, y actos y ellos tienden a juzgarnos, por tanto los demás nos ayudarán o dificultarán alcanzar nuestros objetivos.

Lo que hacemos, como lo hacemos, porqué y para qué lo hacemos… dejan constancia de como somos, de nuestros gustos, aficiones… por ello tenemos que cuidar y gestionar esa impresión para que no nos juegue una “mala pasada”.

“No solo hay que ser bueno, sino aparentarlo”.
“Dime con quien andas, y te diré quien eres”.

Estas reflexiones y afirmaciones dan la idea de que ante la sociedad que nos rodea somos un producto en venta, dentro de un mercado continuamente cíclico y cambiante.

El hecho de quedarme desempleado es una sensación muy fuerte que puede dejar una impresión negativa en los que me rodean, ahora mi propósito es, mediante mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante B.A.E.), dejarles una buena impresión.
Ahora bien, esa impresión tengo que cuidarla y gestionarla correctamente, para convertirla en una buena impresión que me facilite alcanzar mis objetivos. En el caso de mi B.A.E., todo lo referente a ella (formación, red de contactos, asistencia a talleres y eventos, asesoramiento, uso de las TICs…) deja constancia de mi empleabilidad, y compromiso para encontrar un empleo, por ello tengo que cuidar tanto mi lado personal como mi lado profesional.
¡OJO! Eso no quiere decir que no pueda disfrutar de mi vida privada y personal, simplemente es que la disfrute con responsabilidad y sentido común.
En conclusión, si quiero alcanzar mis objetivos, es fundamental que cuide y gestione correctamente la impresión que quiero dejar a la sociedad que me rodea.
En las próximas entradas voy a focalizar esta impresión hacia el ámbito digital basándome en los siguientes conceptos:

  • Marca Personal 2.0.
  • Identidad Digital.
  • Reputación Online.

P.D. Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).

Reactívate

Reactívate

Si quieres resultados distintos no hagas siempre lo mismo

(Albert Einstein)

Las entradas anteriores (reinvéntate y recíclate) se centran en los enfoques teórico y práctico, respectivamente, de la Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E), en cambio , esta entrada (reactívate) se centra en el enfoque metodológico, basándose en aspectos relacionados con la actitud y la reinserción laboral.
Reactivarse es volver a empezar o retomar la B.A.E pero de forma proactiva (en alguna de las próximas entradas o posts se tratará el concepto proactivo y su contraposición con el concepto reactivo) tomando como base principal la ACTITUD pero sin perder de vista la Reinserción Laboral, ya que ambos puntos de vista son indispensables en este proceso.
Mi reinvención y reciclaje no sirven de nada si no hay un cambio de actitud e implicación hacia la reactivación de mi B.A.E. Este blog es un ejemplo de mi reactivación.
En períodos de desempleo, cuando hay
verdaderas dificultades para reinsertarse en el
mercado laboral, hacer un blog es una
magnífica forma de activarse, conocerse,
mostrarse y de ¨reinventarse” o reciclarse en
otro sector. ¿Por qué no?

Reactivarse es el tercer paso, y el prinicipal (puede llevar implícitos los dos pasos anteriores: reinventarse y reciclarse), ya que supone la ejecución en sí de mi B.A.E, planteada desde una actitud positiva con el objetivo de reinsertarme laboralmente.

Durante mi etapa de trabajador en activo, nunca me había planteado una reactivación ya que el trabajo que desempeñaba era mi Zona de Confort (en adelante, Z.C), pero cuando me quedé desempleado me empecé a plantear las siguientes cuestiones:

  1. ¿Y ahora qué hago?
  2. ¿Cómo voy a salir adelante?
  3. ¿Qué me deparará el futuro?

Estas cuestiones son más fruto del miedo e incertidumbre propias de esta situación, por ello a la hora de reactivarme tengo que vencer el miedo y la incertidumbre mostrando una actitud positiva. A continuación voy a desarrollar brevemente las cuestiones planteadas (las dos primeras, la tercera se desarrollará en la próxima entrada o post):

1. ¿Y ahora qué hago?
   
Antes de pasar a la acción cada uno de nosotr@s debería hacerse una autoanálisis de su situación basándose en estas cuestiones:
    a. ¿Quien soy?
    b. ¿En qué situación me encuentro?
    c. ¿Cuales son mis características y circunstancias?
        – Aspectos personales
        – Aspectos profesionales
        – Entorno

A continuación tenemos que definir nuestra B.A.E ya que hay dos tipos que se pueden simultanear entre sí:

    a. Un tipo atiende a las necesidades (trabajar en cualquier coso por necesidad)
    b. El otro tipo se basa en “trabajar en lo que realmente me gusta”

Una cosa que hay que tener en cuenta a la hora de ejecutar nuestra B.A.E es como expresamos nuestras emociones. en este sentido hay 3 tipos:

    a. Tsunami (No controla)
    b. Agua estancada (Se lo guarda todo)
    c. Prensa hidráulica (Canaliza y sólo pasa las adecuadas). Es el tipo ideal.

2. ¿Cómo voy a salir adelante?

Esta es una de las grandes preguntas que nos hacemos tod@s los que estamos en situación de desempleo, afortunadamente se puede salir de eta situación, siempre y cuando pongamos de nuestra parte y nos tomemos en serio nuestra B.A.E. A continuación voy a citar 6 consejos para reinsertarnos en el mercado laboral:

  1. La reactivación de la red de contactos es crucial, porque aquí éstos están al tanto de la situación y, en consecuencia, pueden ayudar.
  2. El Currículum Vitae debe ser actualizado según el trabajo al que se postula.
  3. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Linkedin) son igualmente importantes.
  4. Otro de los recursos a considerar son los portales de empleo y los sitios de empresa head hunters o de selección de personal, en los cuales periódicamente se publican oportunidades de trabajo.
  5. También es útil que la persona construya su propia base de datos, con información de aquellas empresas y respectivos contactos a los cuales podría llegar sus antecedentes profesionales.
  6. La B.A.E debe ser vista por nosotr@s como un verdadero trabajo, por lo que resulta clave seguir una rutina diaria, establecer tareas o acciones a realizar y cumplir con horarios bien definidos para lograr reinsertarnos en el mercado laboral lo antes posible.

Nuestra situación de desempleo es como un pozo, pero se puede salir de él si seguimos los siguientes pasos:

  1. Recuperar la confianza en sí mismo y la empatía.
  2. Activarse.
  3. No desmoralizarse con los intentos fallidos.
  4. Buscar el acceso al mayor número de oportunidades de empleo.
  5. Hacer la entrevista creyéndose el mejor candidato para esta ocupación.

Para emprender nuestra B.A.E tenemos que tener en cuenta las siguientes herramientas que son muy necesarias:

  1. Conocer el mercado laboral y fijarse un objetivo laboral, diferenciando entre objetivo de inserción (objetivo a corto plazo) y objetivo laboral (objetivo a medio y largo plazo)
  2. Elaborar un Currículum Vitae por competencias y una Carta de Presentación.
  3. Conocer los procesos de selección (dinámicas grupales, entrevistas, tests psicotécnicos…)
  4. Definir nuestro perfil profesional a través de las competencias.
  5. Trabajar los canales de B.A.E (Portales laborales, autocandidaturas, ETTs, Oficinas de trabajo).
Un pequeño inciso que me gustaría hacer: El gráfico del iceberg neurológico, la fórmula del éxito y buena parte de esta entrada están tomados de la fuente bibliográfica “Taller de Coaching para la Empleabilidad”; impartido en Cruz Roja Sevilla por D. Antonio Rodríguez Lepe los días 4, 11 y 18 de Mayo de 2016.

3. ¿Qué me depara el futuro?

Voy a plantear la siguiente pregunta: nuestra Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) ¿es por necesidad o por pasión?

Como vemos la actitud es el elemento diferenciador en los procesos de selección, es decir, como primera criba de selección se utilizan los conocimientos y las habilidades pero lo que realmente selecciona es la actitud. En estos procesos vamos a citar las 3 S , que son la base de toda Competencia Profesional:
  • SER (Como interactuamos)
  • SABER HACER (Competencias Profesionales, Habilidades Sociales)
  • SABER (Conocimientos)
Para afrontar el futuro con optimismo hay que definir unos objetivos y un plan de acción para ejecutarlos, basado en la IPC:
  • INSISTENCIA
  • PERSEVERANCIA
  • CONSTANCIA
El futuro deseado
se basa en los sueños
Pako Salguero
Todo objetivo que se precie debe tener las siguientes características (basándose en la técnica SMART):
  • SPECIFIC (eSpecífico)
  • Medible
  • Alcanzable
  • Realista
  • Definido en el Tiempo (Temporizable)
¿Tienes objetivos, metas?
¿Los tienes definidos, explicitados…?
¿A qué esperas?
¿tienes marcado para cuando?
Nuestro futuro está en la sabiduría que pongamos en el establecimiento de nuestros objetivos, en nuestra actitud y en la solvencia de nuestro plan de acción.
Una vez visto este planteamiento, cabe hacerse un autoanálisis de nuestra propia actitud planteando las siguientes cuestiones:
a. ¿Qué he hecho hasta ahora?
  • ¿Estás cogiendo las riendas de tu situación y de tu futuro?
  • ¿Estás haciendo todo lo que puedes hacer?
  • ¿Estás siendo VÍCTIMA o RESPONSABLE?

b. ¿Qué puedo hacer para conseguir llegar a mi meta?

“Siempre estoy haciendo cosas que
no puedo hacer. Así es como
consigo hacerlas.”
Pablo Picasso
c. ¿Qué tengo que me ayude a estar donde quiero estar?
d. ¿Qué tengo y me limita en la consecución de mi objetivo?
e. ¿Qué no tengo?
f. ¿Cual va a ser nuestra actitud?
Todo depende del cómo,
y el cómo depende de tí
Antonio Rodríguez Lepe
De nuestra actitud en la B.A.E depende que nuestra reactivación pueda tener éxito o no. En resumen, lo que diferencia es la actitud, como factor clave del éxito.

¡REACTÍVATE POSITIVAMENTE!

P.D. Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).
¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Reputación Online

¿Qué impresión quieres dejar en los que te rodean?: Reputación Online

Marca es el perfume que usas, reputación es el olor que dejas

(Alfonso Alcantara)

En la anterior entrada hablé de la identidad digital como elemento que deja impresión en los que nos rodean. A continuación voy a hablar de la Reputación Online.

Cada opinión, cosa que se publica, se va sumando a nuestra imagen. En este sentido, la Reputación Online es el reflejo del prestigio o estima de una persona o marca en Internet. A diferencia de la marca , que puede generar a través de medios publicitarios, la reputación no está bajo el control absoluto del sujeto o la organización, sino que la fabrican también el resto de personas cuando conversan y aportan sus opiniones.
Esto es especialmente importante en Internet, donde resulta muy fácil y barato verter información y opiniones a través de mecanismos como foros, blogs o redes sociales.

 

El hecho de quedarme desempleado no solo causó una impresión en mí y los que me rodean, me dio más tiempo para navegar en la red y ahí conocí el término Reputación Online y empezó a despertarme la curiosidad por conocer y gestionar este término.
La gestión de la Reputación Online y la marca personal son términos inseparables, no se puede hablar de uno sin el otro. Según la marca personal va evolucionando y expandiéndose en la red, es inevitable que surjan interacciones con la comunidad de internautas, lo que dará lugar a críticas, halagos, opiniones o valoraciones que repercutirán en la Reputación Online; por ello tengo que cuidarla.
La Reputación Online también tiene sus riesgos ya que la transformación de la reputación real en Reputación Online es un cambio cualitativo por las consecuencias que genera. Los rumores o filtraciones pueden deteriorar o mejorar mi reputación profesional y personal. En el extremo más negativo puedo ver como se filtran partes de mi vida íntima sin que pueda controlarlo.
También  mi Búsqueda Activa de Empleo puede verse afectada por el contenido generado por terceros, ya que según varios informes, los encargad@s de reclutar al personal de las organizaciones recurren con frecuencia a buscar mi nombre en Internet; si tengo una mala reputación, me descartan.
En conclusión, mi Reputación Online es consecuencia de mis actos en la red, por lo que me corresponde cuidarla y gestionarla correctamente para evitar situaciones desagradables, sobre todo en el ámbito profesional.
Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).
Recíclate

Recíclate

Existe al menos un rincón del universo que con toda seguridad puedes mejorar, y eres tú mismo

(Aldous Huxley)

Tanto la entrada anterior (reinvéntate) como ésta (recíclate) como la siguiente (reactívate) se definen como procesos de cambio pero diferenciándose en los enfoques:

  • Reinvéntate (Formación)
  • Recíclate (Práctica)
  • Reactívate (Actitud)
Reciclarse es redefinir la carrera profesional teniendo en cuenta los perfiles profesionales a los que se puede aspirar, según las competencias profesionales. El inicio del reciclaje profesional implica responder a 3 preguntas:
  1. ¿Qué puedo hacer?
  2. ¿Qué quiero hacer?
  3. ¿Qué necesito hacer?

Reciclarse es muy importante hoy en día, y más en un mercado laboral tan cambiante. Los que tienen un trabajo “estable” saben perfectamente que el concepto de estable ha desaparecido. Los que han perdido su empleo nunca han tenido uno, a pesar de su notable formación, ven como las ofertas de trabajo no abundan y para cada una hay cientos de aspirantes. En un entorno como éste es importantísimo estar perfectamente capacitad@ para poder luchar cuando aparece esa oportunidad.Mi reciclaje forma parte de mi Búsqueda Activa de Empleo (en adelante, B.A.E) para huir de mi Zona de Confort (en adelante, Z.C)

 

La frase cría fama y échate ¡Ya no sirve! El mundo evoluciona y nosotros debemos evolucionar con él. el trabajo ya no es para siempre y los trabajos no deberían ser lo mismo.
No es lo mismo tener 20 años de 
experiencia que llevar 20 años
haciendo lo mismo…

 

¡Es verdad! Esta situación se da con muchísima frecuencia y puede ser un drama a dos niveles:
  • A nivel personal: Hacer lo mismo aña tras año es monótono, aburrido y desmotivante.
  • A nivel profesional: El estancamiento hace que perdamos atractivo en un mercado altamente cambiante y puede provocar que profesionales muy competentes con muchísimos años de experiencia, terminen siendo solo “válidos” para realizar una tarea específica en una empresa concreta.
Yo he trabajado más de 15 años como repartidor en la misma empresa, haciendo siempre el mismo trabajo. Ahora, ,me hago la siguiente pregunta: ¿y qué puedo hacer yo si mi trabajo es siempre igual?… Bueno, pues si mi trabajo no cambia ¡cambio yo! A través del reciclaje / actualización profesional podré aportar valor a mi trabajo. Seguro que hay mil maneras diferentes y más efectivas de hacer lo que ya estoy haciendo, reciclarme me ayudará a estar preparado para trabajar en otras posiciones dentro y fuera de la organización si las circunstancias o mis motivaciones personales así lo requieren y, lo más importante, a través del reciclaje exploraré nuevas vías y me mantendré “fresco y al día” laboralmente hablando. Además me motivará y renovará mi ilusión por aprender y trabajar.

 

Ahora bien, para lograr mi objetivo de reciclarme, las principales capacidades que necesito tienen que ver con la actitud como; son la fuerza, la perseverancia, la flexibilidad y las ganas.
Si cuento con dichas capacidades, los 5 pasos que tengo que dar para completar el reciclaje profesional son:
  1. Definir el perfil.
  2. Conocer el mercado.
  3. Reenfocar la experiencia.
  4. Formarme.
  5. Realizar networking.
Nuestra misión como profesionales es la búsqueda de la efectividad en nuestro trabajo, pero también se debe contemplar como una misión. Por tanto, hagamos que nuestro proyecto de renovación profesional sea una realidad. El reciclarnos / actualizarnos o no, solo depende de nosotros.

 

¡RECÍCLATE!

Si os ha gustado este post y os ha sido de interés y utilidad me los podéis comunicar a través de los comentarios, y si os interesa estar al día de los posts que se publiquen os invito a que os subscribáis a este weblog (lo podéis hacer vía wordpress o por correo electrónico).